24 de marzo de 2010

Aquellas ciudades muertas


Niños, borrachos, locos y poetas tienen algo en común: dicen la Verdad. Bien es cierto que cada uno a su modo y regidos por cualidades bien distintas. Mientras que a los niños parece empujarlos sólo una inocencia límpida, paradisíaca, los otros grupos llegan a ese estado desinhibido, falto de prejuicios, por una intoxicación voluntaria, por una disfunción cerebral aleatoria o, peor aún, por un estado de insensatez sobrevenida que no siempre es producto de una extremada sensibilidad.

De todos ellos me interesan más los últimos, porque mientras que los otros males tienen o pueden tener cura, aquellos que se llaman poetas una vez no sólo arrastran ese mal hasta la fosa, sino que están condenados a soportar cualquiera de las categorías que para ellos se han creado. Bueno o malo, joven o viejo, lírico, épico, popular, del corazón o de la naturaleza, urbano, íntimo, oscuro, ocasional, al uso… Cualquier sambenito que se le cuelgue a quien se declare hacedor de versos, corre el peligro de terminar tallado en una lápida para escarnio perenne de quien lo mereció. Por eso agradecí tanto ver la tumba de Antonio Machado en la que no hace falta poner algo más de lo que allí hay escrito. Y es que hasta para el nombre hay que tener suerte. Los cartageneros, que sesean, no pueden ver con tranquilidad la estatua que Murcia levantó a uno de sus más meritorios poetas y cuya única inscripción en su pedestal es ésta: "A SELGAS".


Poetas lorquinos de comienzos del siglo XX, a los que un grupo de bienintencionados anda poniéndoles placas y lápidas por toda la ciudad, escribieron bien sobre el mito de las “ciudades muertas”. No son éstas, como me enseñó en una estupenda conferencia José Luis Molina, aquellas que se tragó la historia, sino las que se hallaban envueltas entonces en un marasmo social –esto es, casi todas las del momento- y permanecían ensimismadas contemplando los restos de un pasado más o menos glorioso. Ya en aquellos años se cantaba la ruina cultural y física de una ciudad, Lorca, que aún se mostraba proporcionada y bella. Hoy asistimos al desplome definitivo de todo cuanto la hacía más habitable y le confería la gracia y el adorno de un pasado intacto. El castillo de Alfonso el Sabio, convertido en un hotel. El cemento y el ladrillo no han dejado de perturbar aquellas alineaciones de tejas que peinaban la brisa de las tardes. Y la piqueta impulsada por el Ayuntamiento no cesa de “modernizar” de manera horrenda todo cuanto señala el dedo infame del analfabetismo cultural. Pulvum eris. Por eso la Naturaleza se encarama ahora hasta lo más alto reclamando lo que es suyo. Y por eso, veo cada vez menos ángeles surcando el telón azul de las mejores mañanas de Septiembre. A este que os muestro lo sorprendí el otro día, escapado de no sé qué retablo o fachada, disponiéndose a pasar la noche. No sé si aguantará mucho más bajo ese alero amenazante, ni adónde ha de ir cuando un dedo grosero apunte directo a su escondrijo.

11 comentarios:

Leandro dijo...

Al aserto niños, borrachos, locos y poetas tienen algo en común: dicen la verdad, yo añadiría cuando quieren. Porque cuando lo que quieren es mentir, lo hacen de primera. Sobre todo, los niños. Ése ángel parece que anda escondiéndose, pero no sé muy bien si de las verdades o de las mentiras

M.M. Clares dijo...

También mienten, es cierto, pero con una mentira que parece, de verdad, otra cosa. Y sí, Leandro, ese ángel se escondía porque llevo pasando por esa calle más de 20 años y el otro día reparé en él por primera vez. Cosas veredes... Y no digo eso de "como decía Cervantes", porque jamás se ha visto escrita frase tal en el Quijote.

Saludos

Pilar dijo...

Precioso ese ángel, escondido, sobreviviendo como un niño castigado. Qué bonico. Si hace falta yo lo adopto y le doy educación y cariño, me ha enternecido. Y de verdad de verdad, lo que haría es datarlo e inscribirlo en el registro civil de Lorca como hijo que es de esa ciudad.

Un besico

M.M. Clares dijo...

No se me había ocurrido lo de inscribirlo, pero lo voy a hacer como "hijo de la tierra", que decían antes para aquellos niños abandonados por sus padres.

Clares dijo...

Qué fotos tan preciosas, hijo mío. Es la pura verdad, pero no te asustes, que no estoy borracha, porque ya sé que sabes que ni soy cría ni poeta.
No sé, Manolo, la mentira es muy útil, y sobre todo delata la inteligencia. Ocurre cuando se descubre que hay un mínimo tramo entre el pensar y el decir, y que en ese segundo -menos aún- de diferencia se puede tomar una decisión. Cuando un crío descubre eso, acaba de separarse definitivamente del simio. Eso sí, que sobre la mentira y la verdad, se puede hablar mucho, incluso tomando decisiones en el mínimo tramo. Twain tiene un tratado acerca del problema.
un besico.

el brazo de cervantes dijo...

Tú Fuen siempre poniéndonos deberes para saber más ¡lista! me encantan tus comentarios. Manuel, no te agríes con este mundo que nos toca, parece que todo cambian tan rápido que nuestras críticas no se escuchan , se quedaron atrás. Desgracia tienes que a mas de media Lorca le gusta el Parador y tú viviendo allí. ¡merde! Cómo aguantar todos los días! ¿nos las pagarán? Por dónde anda la justicia?
Me apunto a adoptar el ángel, o mejor, a robarlo antes de que se caiga.
Besos

Mobesse dijo...

Manolo, no todo lo que dices me interesa. Hay ya muy pocas cosas que me interesan. Una de ellas, saber lo que dices.

No hay derecho que me tengáis aquí un buen rato dándole vueltas a la verdad y a la mentira y a Lorca y luego me vaya y no hubo nada. Éste es uno de los temas que más tinta y saliva ha consumido. Total pa na.
Tenía, para terminar, una frase lapidaria muy buena sobre la verdad, pero no la voy a escribir porque... ¡ya se dicen bastantes tonterías al cabo del día!
Ahora para publicar tengo que escribir la palabra "perar" si es que...

M.M. Clares dijo...

Pues eso es lo que pasa con la vida misma, que si es verdad o mentira, que si qué pena de lo que se fue y, al final, un buen día te vas "total pa ná". Que donde se está bien es aquí y que "lo otro" no sé yo cómo andará de vino, cerveza y pasteles de carne. Por eso me interesa todo lo que veo y leo y hasta dónde se esconden los últimos ángeles que podré ver, porque de los otros ya me dirás.

Tengo esto del blog muy abandonado porque me a pillado el toro por todos lados y el trabajo me da más guerra de la que esperaba. Pero vuelvo en un pis pás a ver si te saco de la atonía.

Pilar dijo...

Espero que la gallinica no se haya quedado también muda...
Besicos

M.M. Clares dijo...

Pues estoy muda pero de cansancio. Nos estamos trasladando de edificio y mover un archivo como el de Lorca (física y mentalmente) es mucho mover.

Aún así, espero volver pronto a las andadas.

Saludos

Anónimo dijo...

hola¡¡¡¡ preciosas las dos fotos¡¡¡ de donde son? me gustaría pintar la de la ventana, con su permiso.
un saludo.
Alberto Marín